Esto no es otro cliché irlandés