Por lugares como este la gente odia a los millennials

Bath o cómo no volverte Kevin Spacey